Tel. (+34) 937 103 011 - zermat@zermat.net

Envasado al vacío

Aumenta la vida útil de los alimentos perecederos

Aumenta la vida útil de los alimentos perecederos sin necesidad de congelación, manteniendo siempre la frescura, textura y sabor. El envasado al vacío se aplica también para proteger cualquier producto o componente de alteraciones externas, manteniéndolo libre de partículas, olores, contacto, etc

¿Por qué envasar al vacío?

El envasado al vacío es la forma más efectiva de prolongar la vida útil de un producto y protegerlo contra los elementos externos. Al sacar el aire, se retira el oxígeno, evitando que los microorganismos aeróbicos que se encuentran en los productos alimentarios estropeen el producto.

El envase hermético también es idóneo para muchos productos no alimentarios. Productos de gran tamaño o valor, como cojines o dinero, componentes electrónicos, polvos, prótesis, armamento, medicinas, joyas y relojes... La lista de productos es infinita. Cualquier cosa que se le ocurra puede envasarse al vacío para su mejor protección.

¿Cómo actúa?

El producto de la bolsa de vacío se coloca en la cámara. El lateral abierto de la bolsa se sitúa sobre la barra de sellado. Cuando la cubierta se cierra, la máquina lleva a cabo de manera automática el proceso de vacío. Las fases del proceso al vacío son: aspiración, inyección de gas (opcional), sellado y aireación (Soft Air).

Regulación del proceso al vacío

La primera fase del ciclo de envasado es eliminar el aire del producto, la bolsa y la cámara. Tan pronto como se elimina la cantidad de aire deseada, la máquina pasa a la siguiente fase. La segunda fase implica la adición de gas o sellado de la bolsa.

Puede controlar el proceso de vacío en 3 niveles diferentes:

Control del sensor (ajuste del porcentaje)

Control de tiempo (ajuste del tiempo)

Control del sensor con detección de punto de ebullición

Control de tiempo

Ajuste el tiempo deseado. (El ciclo medio varía desde 15 a 40 segundos)

La bomba de vacío aspira hasta que se alcanza el tiempo exacto de vacío establecido

La duración del proceso al vacío es exacta, la máquina realizará los segundos de vacío + los segundos de sellado y terminará el ciclo

Control del sensor

Programe en el panel de control, el porcentaje de vacío deseado (de 0 a 99 %). Cuando se selecciona el vacío máximo (99%), es posible programar vacío extra añadiendo tiempo adicional (segundos)

La bomba de vacío aspira hasta que se alcanza el porcentaje exacto de vacío establecido

La duración del proceso al vacío depende del producto a envasar y del vacío final deseado

Ventajas del control del sensor

Obtiene un resultado final constante (siempre exactamente con el mismo acabado al vacío).
Fácil de usar, sin tener que ajustar continuamente el tiempo.
La máquina se detiene una vez finalizado el vacío.

Ajuste de la máquina al vacío

Ajuste el número de segundos o porcentaje de vacío deseados.
La máquina aspira durante el tiempo fijado con anterioridad o hasta que se alcance el porcentaje deseado.

Ejemplo de envasadora al vacío  ZERMAT Modelo RapVac 32 con Impresora de etiquetas sincronizada 

Ejemplo de envasado al vacío en bolsa con envasadora ZERMAT de doble cámara. Modelo DC950 de la gama de envasadoras LARGE 

Ejemplo de envasado al vacío de carnes frescas con envasadora ZERMAT de carga-descarga asistida. Modelo CV1000+ de la gama de envasadoras MEDIUM+ 

Control con detector de punto de ebullición

(opción especial para el envasado al vacío de líquidos)

Los productos húmedos y líquidos alcanzan el punto de ebullición rápidamente durante el proceso de vacío. Los productos húmedos incluso pueden llegar a cocinarse cuando se encuentran en estado frío. Por lo tanto, nuestros equipos, como opción, disponen de un detector sensor con una opción extra: la función de control de líquido. Cuando esta función se activa, el sensor detecta de manera rápida y precisa cuándo el producto húmedo o líquido se encuentra en la fase de vapor. Así se evita que el producto alcance el punto de ebullición durante el proceso de vacío. Se evitan, por lo tanto, daños en el producto y en la máquina.

Ventajas del control de líquido

El producto mantiene la humedad.

El embalaje y la máquina no se ensucian.
El aceite de la bomba no pierde calidad.
Se evita que la bomba se oxide.

Tiempo óptimo de ciclo, ya que el proceso al vacío no requiere más tiempo del necesario.