Los equipos Zermat permiten programar el ciclo de vacío con pausas intermedias hasta alcanzar el porcentaje de extracción deseado.
Esta aplicación es opcional en algunos modelos de envasadoras y estándar en los más industriales.
Está desarrollada mayoritariamente para el envasado de líquidos, ya que al realizar el vacío en la cámara el líquido se remueve y provoca una ebullición del mismo, con tendencia a salir de la bolsa. Para que esto no suceda, se programa la máquina para que alcance el vacío ajustado pero con pausas intermedias para que el líquido haga reposos y evitar que en ningún momento salga de la bolsa.
También se aplica la solución del vacío efecto pulmón para el envasado en alto de vacío de carnes o alimentos muy inyectados o con salsas.